(ESP) Árbol de Letras, Soy (Biografía Poética)



Por Ramiro Lagos.


Santander, entre rocas de su racial baluarte,

deja ver que es de letras su árbol evocado.

Allí las hojas se abren como voces doradas

bajo el sol de la aurora y el sol de los venados.


Yo soy un viejo tronco de lejanas raíces,

reconozco mi nombre entre lagos y castros.

Fui de raza telúrica, la carabela en tierra,

y de la raza guane,soy su rojo penacho.




Árbol de luz me hicieron levíticas escalas,

con vocación de rapto, mirando a las estrellas,

me arboricé entre rocas de amurallados claustros

y me crecí en el tronco musgoso del asceta.


Árbol fortalecido por el tesón del sino,

plantado en tierra dura, plantado en tierra épica,

allí nació mi brazo que se agitó en el viento

y sin bajar su tono, mi brazo aún increpa.


Yo soy entre arrayanes, el árbol de alta copa,

donde se posa el cóndor a medir sus distancias,

abranzando el espacio entre sombras gigante:

Yo soy condorizado, árbol viejo con alas.


Yo soy el árbol épico,el árbol de las letras,

que extendiendo su ramas del saber se agiganta

bajo su manifiesto: ¡no des un paso atrás!

¡Adelante!,¡Adelante!,con la tenaz vanguadia.


Yo soy, cual se pregona del árbol copa lírica,

el árbol de las letras, que camina y avanza

con sus brazos abiertos bajo libres banderas,

libremente en su ritmo, libremente en su marcha.


Yo soy el árbol cósmico de la hermandad, y canto

al sol de los venados, al sol de las fogatas,

al sol de más arriba, al sol de más abajo,

le canto al Cristo roto, y a la hermandad humana.


Soy del árbol la rama que se alarga los brazos

y aquel sangrieto leño de efigie nazarena.

Soy árbol que se cae, mas pronto se levanta

hasta que el pueblo sepa que la justicia llega.


Soy árbol del otoño, de florecidas ramas,

sin las hojas caídas de un otoño cualquiera.

Las hojas voladoras de mis antologías,

no han caido del todo, mis hojas, vuelan, vuelan.


Yo soy un árbol lírico y del mester soy épico,

con el legado clásico, yo, árbol, crezco en letras

y antologando hojas libres y libertarias,

soy un árbol poblado de voces mensajeras.


Seré ciprés, en suma, pero de ramos cósmicos

que se elevan al cielo a cantar las plegarias

por los que están abajo, por los que están arriba

a la sombra del árbol inmortal de las almas.